per naixements sense violència / por nacimientos sin violencia/ for childbirth without violence
         per naixements sense violència / por nacimientos sin violencia/ for childbirth without violence    

Posparto - Puerperio

Tradicionalmente el puerperio es el periodo que va desde el alumbramiento de la placenta hasta el final de la sexta semana después del parto. Sin embargo a menudo, la adaptación a la nueva maternidad puede durar más tiempo, según la situación física y emocional en la que se encuentre la madre.

 

El papel de la comadrona en el posparto es esencialmente el de cuidar de la madre para permitir que ésta cuide de su hijo/-a, promoviendo su autonomía y capacidad de tomar decisiones de forma responsable (Jay, 2008). Toda mujer debe estar involucrada en la forma de planear sus cuidados y aquellos del bebé durante el puerperio de forma que éstos se centren en sus necesidades específicas (Baston, 2005). Por ello, como comadrona adapto los cuidados ofrecidos a cada realidad familiar según su entorno cultural y económico (NICE, 2006), el numero de hijos de la familia, la forma en que se desea alimentar al bebé, su entorno doméstico y su estado psicológico.

 

Después del cuidado inmediato posparto, a menudo la madre, especialmente después de un parto hospitalario, se puede sentir sola, dudosa y frágil, además de desbordada por una situación completamente nueva cargada de responsabilidad.

 

Tanto si he atendido yo misma el parto en casa, como si la mujer desea únicamente apoyo en el posparto, estoy de guardia hasta que clínicamente sea necesario. Esto significa que tanto la mujer como cualquier miembro de la familia que se sienta preocupado por el estado de la madre o del bebé, pueden llamarme a cualquier hora.

 

En una visita posparto cuido de que físicamente la mujer se esté recuperando correctamente observando sus signos vitales, el estado de sus pechos, de su útero y su periné, las pérdidas sanguíneas, la capacidad de orinar y defecar correctamente, e informo a la mujer y a su familia para reconocer posibles complicaciones típicas del posparto, además de orientar sobre contracepción. También oriento en el cuidado del bebé en todos sus aspectos y en cómo hacer que la lactancia sea eficaz y exitosa, explicando paso a paso el posicionamiento del bebé y cómo reconocer un buen agarre.

 

Tal vez, la labor menos obvia y más importante, sin embargo, es el soporte y acompañamiento emocional (Baston, 2005). A menudo a muchas madres les cuesta ajustarse a esta nueva realidad y la presencia de una persona ajena a la familia, con la que puedan confiar, puede ayudar a la madre a liberar ansiedades y ganar confianza y autoestima (Jay, 2008).

 

Es en el cuidado del puerperio donde más que nunca la labor de la comadrona tiene una gran incidencia en la salud de las familias y por lo tanto un impacto importante en la salud pública (Midwifery 2020, 2010).



¿Qué ofrezco como profesional?

  • Visitas posparto los días 1, 3, 5, 10 y 40 de vida del bebé.

          Sin embargo es muy importante la flexibilidad y adapto las visitas según haya complicaciones

          o necesidades específicas.

  • Asesoramiento o acompañamiento individualizado en la lactancia ante complicaciones severas o dificultades físicas y/o emocionales para asistir a un grupo de soporte.
  • Ritual de La Cerrada una vez terminada la cuarentena.