per naixements sense violència / por nacimientos sin violencia/ for childbirth without violence
         per naixements sense violència / por nacimientos sin violencia/ for childbirth without violence    

Nalgas y emociones

Mi experiencia me ha enseñado, que a parte de algunas predisposiciones físicas, a menudo las presentaciones de nalgas son una posición protectora que algunos bebés intrauterinos adoptan cuando perciben el entorno de su madre como algo peligroso e inconfortable. La cabeza es muy vulnerable, el cráneo protege la parte más preciada del altamente desarrollado cuerpo humano después de miles de años de evolución, y protegerla de cualquier peligro forma parte de nuestro instinto. De hecho, los niños que sufren miedo, en situaciones de peligro adoptan una posición casi idéntica a los bebés intrauterinos que se presentan con nalgas flexionadas, con sus cabezas escondidas entre sus rodillas y bajo sus brazos. Todos protegemos siempre nuestras cabezas ante situaciones peligrosas de forma instintiva.

 

Después de hacer todo lo que está en nuestras manos para intentar que los bebés se giren, ellos no siempre se ponen fácilmente en posición cefálica. En ocasiones, los bebés que se habían girado espontáneamente, regresan a sentarse sobre sus nalgas. He notado con el tiempo que algunos bebés se giran solos cuando sus madres dejan de trabajar o solucionan una situación estresante de su entorno. Algunas madres afrontan sentimientos contradictorios sobre las reacciones de sus parejas o la forma en que se relacionan con ellas durante el embarazo, o sobre factores importantes de sus vidas que las preocupan.

 

Simplemente permitir a la mujer expresar sus sentimientos le ayuda casi siempre a encontrar la solución a algunas situaciones. A menudo, los bebés de mujeres que finalmente le prestan suficiente atención a su hijo/-a se giran de forma espontánea sin ningún tipo de ayuda.

Las influencias del entorno prenatal en la función endocrina, y por consiguiente en la función placentaria han sido probadas estudiando las respuestas maternas al estrés, y sus consiguientes repercusiones hormonales.